Alto Aragón en Común reclama una solución a las emisiones de las deshidratadoras de alfalfa en Sariñena

La confluencia oscense exige al Ayuntamiento de esta localidad y al Gobierno de Aragón acciones que aseguren la salud de la población y que permitan, al mismo tiempo, mantener una actividad económica como ésta, importante en la zona

Alto Aragón en Común recuerda que las denuncias vecinales sobre esta problemática -que también atienden a las necesidades agrícolas de las personas de Monegros- se suceden, como mínimo desde el año 2000, sin que hasta ahora se haya dado una solución definitiva

Al menos desde el año 2000, vecinas y vecinos de Sariñena denuncian la calidad del aire que se respira en la localidad sin que, desde entonces, haya habido una solución definitiva. Y es que, en los periodos de actividad de las deshidratadoras de alfalfa, la zona se cubre de partículas verdes que, presuntamente, se vinculan con el polvo emitido por estas industrias. Así lo alertaba también, en 2007, Ecologistas en Acción al hilo de un informe de la Dirección General de Calidad Ambiental en Aragón, en el que se detectaba niveles de contaminación atmosférica que superaban los límites permitidos y que constataba también la presencia de partículas microscópicas PM10 (diámetro inferior a 10 milésimas de milímetro). Más recientemente, en 2016, el propio alcalde citaba estas emisiones entre los factores que podían estar influyendo en los problemas que vivía la localidad en cuanto a la potabilización del agua.

La confluencia oscense Alto Aragón en Común respalda la iniciativa vecinal, que se ha vuelto a manifestar este mes de julio, y entiende que lo prioritario en este asunto es salvaguardar la salud de la población; por eso exige al Ayuntamiento de Sariñena y al Gobierno de Aragón medidas definitivas que permitan, por un lado, asegurar la calidad del aire y, al mismo tiempo, mantener una actividad económica tan importante para un sector de la población monegrina, que la necesita por su producción agrícola.

Ya en 2000 y 2004 se recogieron más de 250 firmas entre la vecindad e hicieron llegar su propuesta al consistorio junto al testimonio de varias personas expertas que apoyaban la denuncia de los “graves problemas de salud” que, en su opinión, sufre un sector de la población como consecuencia de las emisiones generadas por las deshidratadoras. Decenas de vecinos denunciaban públicamente el pasado 16 de julio que, en 2017, “todo sigue igual” y que “la calidad del aire que respiramos continúa igual que hace más de 40 años”.

La situación pone de manifiesto, en opinión de Alto Aragón en Común, algunas de las dificultades que plantea el actual modelo agrario, que considera muy dependiente de las grandes corporaciones que controlan la industria y el comercio del campo. De ahí que esta plataforma ciudadana, que cuenta con un diputado en el Congreso, dentro del grupo parlamentario Unidos Podemos-En Común-En Marea, apueste por avanzar hacia un modelo agrícola más diversificado, enraizado en lo local, y que desarrolle proyectos de transformación en el entorno que otorguen valor a sus producciones y den más autonomía a quienes se dedican a la agricultura.

Foto: Laguna de Sariñena
Sergio Piquer Costea (Wikipedia)
Licencia: Creative Commons Attribution 2.0 Generic

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *