Denunciamos en el Congreso el estancamiento del proceso de reversión de Jánovas

Unidos Podemos-Alto Aragón en Común cuestiona los criterios de reversión de Jánovas y las dilaciones de un  proceso que dura casi 10 años

 

Unidos Podemos-Alto Aragón en Común ha registrado en el Congreso una batería de preguntas sobre el proceso de reversión de las propiedades de los terrenos expropiados en Jánovas, Lavelilla y Lacort (donde se iba a construir el desestimado embalse). La coalición aragonesa denuncia en su escrito que este procedimiento, iniciado en 2008 por la Confederación Hidrográfica del Ebro permanece “estancado”; que no incluye todas las propiedades, y que no se ha aplicado en él, a la hora de fijar los precios que se cobran a lxs antiguxs dueñxs, el “menoscabo” sufrido por las propiedades mientras han estado en poder de las empresas eléctricas concesionarias.

Desde que se hiciese pública la resolución de extinción de los derechos para el aprovechamiento del salto hidroeléctrico de Jánovas, se abrieron un total de 133 expedientes -127 de particulares y 6 de fincas de propiedad compartida-. A fecha de julio de 2015 sólo cinco familias habían firmado los acuerdos de reversión. De ahí que, Pedro Arrojo (Podemos) y Jorge Luis Bail (Alto Aragón en Común) –los dos diputados aragoneses del grupo parlamentario de Unidos Podemos-En Común-En Marea–, que han registrado la petición, inquieren al Gobierno sobre las razones por las que el proceso, que dura casi una década, se desarrolla “lentamente y con múltiples trabas”. También quieren saber por qué no se ha reconocido la reversión integral, incluidas las fincas, “ya que no hubo ventas voluntarias, sino ventas forzadas, a Iberduero” (hoy Endesa);  así como por qué no se aplica el menoscabo estipulado en la Ley de expropiación forzosa, tanto en las ruinas de los antiguos edificios como en las fincas.

El proyecto, desestimado en 2001 por su impacto ambiental, se ha convertido en un símbolo de los efectos de los pantanos que salpican el mapa del Alto Aragón, y de la resistencia a ellos. Lxs antiguxs vecinxs, que debieron abandonar su pueblo, denuncian presiones de todo tipo durante el proceso de expropiación y desalojo, iniciado a principios de los años 60.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *