La hora del Parlamento

_Aragn19202400_6fe1ac75

El Pleno del Congreso de los Diputados ha debatido hoy, martes 15 de marzo, en la primera sesión ordinaria de la Legislatura, cuatro proposiciones no de ley, presentadas por los grupos Popular, Socialista, Podemos-Confluencias y Ciudadanos; y varias propuestas de creación de comisiones.

Cada fuerza política ha dejado claras sus prioridades. Mientras que para PP y Ciudadanos lo más urgente para la ciudadanía era debatir una propuesta sobre la Unidad de España, nuestro grupo parlamentario ha propuesto y conseguido aprobar  la ratificación de un convenio de la OIT sobre Trabajo Decente para las trabajadoras y trabajadores domésticos (ver abajo). También se ha aprobado a propuesta del Grupo Podemos-Confluencias, que se constituya una Comisión permanente no legislativa de lucha contra la Corrupción y otra sobre Derechos de Infancia y Adolescencia.  Han quedado patentes las preocupaciones de unos y otros. Sobran las explicaciones.

Señalar también la gravedad del hecho de que el Gobierno en funciones ha vuelto a manifestar que se niega a que su labor sea controlada por el Parlamento como taxativamente exige la Constitución y las leyes, lo que literalmente lo sitúa “fuera de la ley”.

Información completa de la sesión

Comisión de lucha contra la corrupción

Comision de Derechos de la Infancia y la Adolescencia

 

Proposición no de ley sobre trabajo decente para las trabajadoras o trabajadores domésticos

El grupo parlamentario Podemos-En Común-En Marea presenta la siguiente proposición no de Ley:

«El Congreso de los Diputados insta al Gobierno a ratificar, sin más demoras, el Convenio número 189 de la OIT y la Recomendación número 201 sobre el trabajo decente para las trabajadoras o trabajadores domésticos.»

El Grupo Parlamentario Podemos-En Comú Podem-En Marea presenta la siguiente Proposición no de Ley sobre ratificación del Convenio número 189 de la OIT y la Recomendación número 201 sobre el trabajo decente para las trabajadoras o trabajadores domésticos, para su debate en Pleno.

El 8 de mayo de 2013 la Comisión de Empleo y Seguridad Social aprobó por unanimidad una enmienda transaccional a la Proposición no de Ley sobre ratificación del Convenio número 189 de la OIT  y la Recomendación número 201 sobre el trabajo decente para las trabajadoras y trabajadores domésticos.

Dicha enmienda transaccionada y consensuada con todo los grupos de la Cámara instaba al Gobierno a: «que en un plazo razonable evalúe la posibilidad de someter a ratificación el Convenio 189 y la recomendación número 201 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y, en consecuencia, adapte la legislación española en el sentido que regulan los citados textos».

En este sentido, es importante señalar que el pasado 5 de septiembre de 2013 entró en vigor el histórico convenio de la OIT, extendiendo los derechos laborales fundamentales a los trabajadores domésticos de todo el mundo. Hasta la fecha, dicho convenio está en vigor en 17 países (Alemania, Argentina, Bolivia, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Filipinas, Finlandia, Guyana, Irlanda, Italia, Mauricio, Nicaragua, Paraguay, Sudáfrica, Suiza y Uruguay) y este año 2016 entrará en vigor en 5 más (Bélgica, Chile, República Dominicana, Panamá y Portugal).El Gobierno Español, a pesar del compromiso adquirido en sede parlamentaria, todavía no ha llevado la ratificación al Congreso, dejando a los trabajadores del hogar en condiciones de desigualdad con respeto al resto de sectores.

Es incomprensible que el Gobierno no ratifique un convenio dirigido a dignificar el trabajo del servicio doméstico a no ser que quiera retroceder en el reconocimiento de derechos de este sector, que a nivel estatal ocupa a 427.000 personas (INE, trabajadores en alta laboral, diciembre 2015), de la cuales principalmente mujeres; ello sin tener en cuenta la economía sumergida existente en este sector.

Durante este tiempo, la indiferencia y el desinterés por parte de las instituciones del Estado, junto con la Reforma Laboral, han favorecido el retroceso de los derechos laborales y han impedido sistemáticamente su extensión en un sector totalmente precarizado, y sin la protección y la cobertura social que tienen otras actividades económicas y con tasas muy elevadas de economía sumergida.

Un trabajo que tiene rostro de mujer —el 8 3 % son mujeres— y es realizado principalmente por personas migrantes. Solo el 9 % tienen cobertura legal al mismo nivel que el resto de trabajadoras y trabajadores, el resto carecen de salarios o tiempos de descanso reglados y de prestaciones de baja por maternidad. Las condiciones salariales y laborales de estas trabajadoras y trabajadores son de las peores existentes en nuestro país: sin derecho al subsidio de paro, sin posibilidad de jubilación anticipada o ayudas y prestaciones para personas desempleadas mayores de 55 años y sufren todo tipo de abusos incluidos los sexuales.

Por último cabe recordar que la firma del Convenio además del compromiso formal que implica en lo relativo a legislar para hacer efectivo todas las disposiciones contenidas e informar periódicamente a la OIT de las medidas adoptadas, es también un compromiso solidario puesto que cuantos más países lo ratifiquen mayor será su implantación.

 

Proposición sobre trabajadoras y trabajadores domésticos Pág.15

 

Proposición aprobada

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *