Unidos Podemos en Común se suma en Bruselas a la declaración contra el TTIP y CETA

El diputado de la coalición altoaragonesa Jorge Luis ha participado hoy en esa ciudad en el encuentro de representantes institucionales y organizaciones no gubernamentales de Europa y Canadá, en que se denuncian los riesgos para los derechos sociales, laborales y ambientales, y para la economía local, que supondrían esos acuerdos que, señalan, implican una importante cesión de soberanía de los estados a favor de las grandes empresas multinacionales

Luis,  ha recordado que “en el caso español ha sido un gobierno en funciones el que aprobaba el pasado viernes la firma del CETA, sin consultar al Parlamento ni a la ciudadanía”

CETA_bruselas (1)

Unidos Podemos en Común se ha sumado hoy, 20 de octubre, en Bruselas a la declaración internacional contra los acuerdos TTIP y CETA. El diputado de la coalición oscense, e integrante de Alto Aragón en Común, Jorge Luis participa en el Parlamento Europeo en un encuentro de representantes institucionales y organizaciones no gubernamentales de Europa y Canadá. Los participantes -diputados, concejales e integrantes de organizaciones sociales de los dos continentes- denuncian, con esta “Declaración Ciudadana” y con esta jornada de trabajo, los riesgos para los derechos sociales, laborales y ambientales, y para las economías locales, que, entienden, supondrían esos tratados que, implicarían una importante cesión de soberanía de los estados a favor de las grandes empresas multinacionales.

Junto a representantes de la sociedad civil han firmado hoy esta Declaración Ciudadana cargos institucionales de los Verdes Europeos o Izquierda Europea en el Parlamento Europeo, así como de candidaturas como Quebec Solidaire, Barcelona en Común, Ahora Madrid o Alto Aragón en Común, hasta un total de 200, que se suman a los más de 2.000 municipios y regionesintegradas en la Red Europea de zonas Libres del TTIP, participante en el encuentro.

El objetivo de esta cumbre es hacer pública una posición conjunta frente al Tratado con Canadá (CETA) y el resto de tratados que, afirman,  “tratan de acabar con la soberanía de parlamentos, gobiernos y municipios para proteger los derechos sociales, la salud, la política ambiental o el desarrollo local”.

La imposición de cláusulas (como la ISDS) para que tribunales de arbitraje participados por las grandes multinacionales decidan en los conflictos que puedan tener estas empresas con las instituciones democráticas de los estados es una de las cuestiones más criticadas.

Los organizadores denuncian lo ocurrido en acuerdos similares en países como Eslovaquia, “donde el gobierno tuvo que pagar a una empresa aseguradora el equivalente de su presupuesto de Sanidad por revertir la privatización de su sistema de salud”.
Los representantes de la sociedad civil y de las organizaciones políticas dedicarán además, gran parte de la jornada a analizar las consecuencias y el impacto que este acuerdo tendría en las economías y la democracias locales y a desarrollar políticas alternativas.
Los acuerdos bilaterales como el CETA y el TTIP entre la UE, Canadá y EEUU respectivamente, forman parte de un conjunto de tratados internacionales de corte neoliberal en los que se propone restringir la soberanía en la protección de derechos a cambio de promesas de inversión empresarial. Con ello, denuncian los organizadores de la cumbre de Bruselas, se busca la formación de grandes bloques geoestratégicos y de control de los recursos por parte de las grandes corporaciones a nivel global.

Sus efectos, consideran, se dejarán sentir en una rebaja a la baja de los estándares de calidad tanto para los consumidores como para el Estado del Bienestar europeo y la legislación social y ambiental del viejo continente, así como en una desprotección de pequeñas y medianas empresas frente a las grandes multinacionales.

Crear una red para la protección de los derechos, el medio ambiente y la economía local es otro de los objetivos de este encuentro.

El diputado oscense, Jorge Luis,  ha recordado que “en el caso español ha sido un gobierno en funciones el que aprobaba el pasado viernes la firma del CETA, sin consultar a al Parlamento ni a la ciudadanía”. El integrante de alto Aragón en Común, que ha insistido en los riesgos del TTIP y el CETA para la soberanía europea y para las condiciones de vida de sus habitantes,  ha recordado acuerdos de parlamentos como el de Valonia (Bélgica) que se han opuesto a su firma.

texto de la Declaración euro-canadiense contra el CETA

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *